Miele G6000 EcoFlex: lavavajillas con control remoto y de bajo consumo

Miele G6000 EcoFlex: lavavajillas con control remoto y de bajo consumo

Que el lavavajillas es un electrodoméstico que ahorra tiempo, energía y agua es una cuestión de sobra conocida. Características que Miele ha llevado a la perfección con el modelo G600 EcoFlex: un lavavajillas de clase A+++ -20% cuyas características harán las delicias de los amantes de la comodidad y el tiempo. Si a todo esto le sumas que en Electrodomésticos La Nave gestionamos directamente con Miele un año de detergente gratis por la compra de este modelo, el ahorro es todavía mayor.

 

Lavado y secado

Gracias al programa QuickPowerWash, en 58 minutos podrás obtener un lavado y un secado perfecto. Miele es siempre sinónimo de eficiencia y después de cada uso evitaremos que platos, cubiertos y vasos tengan restos de detergente o de suciedad.

 

Miele@Mobile

Miele ha desarrollado una aplicación para tablets y smartphones que permite controlar a distancia el funcionamiento del lavavajillas, conocer el estado de los programas y hacer pedidos de detergente a Miele.

 

3D + Flex Assist

“Comodidad, versatilidad y eficiencia”, así define Miele a su último modelo. El lavavajillas G6000 EcoFlex incorpora los sistemas Flex Assist y bandejas 3D para optimizar el espacio de carga permitiendo un mayor volumen y haciendo accesible el electrodoméstico también a los más pequeños.

 

Bajo consumo ante todo

Este modelo, de clase A+++, consume un 20% menos de lo que marca el estándar. ¿Cómo lo hace? Gracias al sistema EcoTech, esta maravilla de Miele utiliza dos circuitos de agua separados y aprovecha el agua caliente que hay en el interior para precalentar el agua fría y así consumir mucha menos energía en calentarla. Eficiencia energética que genera uno de los consumos más bajos del mercado.

 

Apertura automática

El lavavajillas también incorpora un sistema de apertura automática de la puerta para hacer más fácil acceder al interior del electrodoméstico si tienes las manos ocupadas con platos, cubiertos o vasos para depositar en el interior. Así, únicamente basta con dar dos golpes leves en la puerta, como si estuviésemos llamando a una puerta antes de entrar, y el portón del lavavajillas se abrirá automáticamente.